Nueve consejos para una entrevista de trabajo exitosa

Los minutos que te dedica un empleador son el tiempo que tienes para venderte y convencerlo de que eres la mejor opción para ese puesto.

¿Estás en busca de un nuevo trabajo? ¿Acudirás a una entrevista de trabajo? Conoce estos consejos para convencer a tu potencial empleador.

1.- Currículum efectivo

El camino a tu nuevo empleo inicia con un currículum efectivo. Recuerda que esta carta de presentación no deberá exceder una cuartilla. En la parte superior resalta tus datos de contacto y un párrafo en donde indiques tus competencias, habilidades, motivaciones e intereses, explicó Mónica Flores, directora general de Manpower Group y presidenta de la American Chamber México. Después, señala tu experiencia profesional y resalta los logros, recuerda que éstos deben ser comprobables y tangibles. Utiliza cifras en concreto, por ejemplo, si fuiste vendedor aclara en qué porcentaje incrementaste las ventas.

Si es tu primer empleo, explica Mónica, resalta los logros personales y escolares. Señala si fuiste presidente de algún grupo, si participaste en el equipo de algún deporte, si tuviste cursos en el extranjero, etc. Tu currículum tiene 13 segundos para ganarse una entrevista, si dentro de este tiempo no lo logra pasarás a la larga lista del “nosotros te llamamos”.

 

2.- Muéstrate confiado

Ya te ganaste la atención de la empresa. Ahora acude a la entrevista de trabajo vestido de manera formal, no exageres el arreglo, ni demasiada loción / perfume, ni demasiado maquillaje. Si usas falda que no sea muy corta para que no te incomode al sentarte. Controla tus movimientos. Es normal que te sientas nervioso, el entrevistador lo sabe, pero muéstrate tranquilo, evita el tamborileo de dedos, la pierna nerviosa, el taconeo, rascarte constantemente alguna parte del cuerpo, tronarte los dedos, etc. Utiliza un tono de voz adecuado. Si tus nervios llegaron al límite, pide un vaso con agua, se vale, este tiempo te permitirá relajarte.

 

3.- Investiga a tu futuro empleador

“A mí me ha tocado que los entrevistados no saben ni qué es Manpower, y automáticamente están descartados”, dice Mónica. Es importante conocer la empresa a la que quieres entrar. Investiga su misión, visión y valores. Revisa los niveles de ventas que ha tenido, los productos que comercializa, los servicios que ofrece. Busca lo que se dice de la empresa en redes sociales y en noticias. Revisa su página en internet.

 

4.- Considera que pueden hacerte preguntas fuera de lo común

Preguntas como ¿qué tan suertudo te consideras?, ¿con qué personaje de la historia te identificas?, si te dieran un millón de dólares ¿qué negocio harías?, ¿cómo te relacionarías con un jefe autoritario?, etc. Aquí el objetivo es que seas sincero, si mientes, el entrevistador lo notará. No exageres tus respuestas, y trata de que sean concisas.

 

5.- No hables mal de tu empleador anterior

Cuando te pregunten por qué saliste de tu empleo anterior sé sincero, pero si tuviste alguna fricción con tu jefe directo no te quejes de esos malos ambientes laborales. Sólo, explica Mónica, si son hechos comprobables como acoso, fraudes, etcétera. Menciónalos. No crees un ambiente de “buzón de quejas y sugerencias”.

 

6.- Identifica el valor que le aportarás a la empresa

Recapacita sobre todo lo que tu experiencia pasada le puede aportar a la nueva empresa. Identifica el valor que le puedes agregar. De los logros que has obtenido identifica cuáles son los atributos que podrías llevar a la nueva organización. Recapacita sobre los proyectos que llevaste a cabo, cómo los hiciste, si tuviste que crear un equipo, cómo lo lideraste, cómo te relacionaste con él, cómo los llevaste a lograr los objetivos. Si llevaste a cabo un nuevo programa de mejora considera cómo lo desarrollaste, cómo lo implantaste, y los resultados que te dio.

 

7.- No está mal aceptar cuando algo no salió bien

Todos nos hemos equivocado. Aceptar que algo no salió como lo previste no está mal. Recuerda que el empleador notará cuando mientes. Trata de no exagerar las respuestas y sé concreto.

 

8.- Considera las competencias que hoy se requieren

Los empleadores buscan personas con capacidad de comunicación, resolución de problemas, liderazgo, ser bilingüe y que tengas facilidad para aprender cosas. Así que deja la timidez a un lado, analiza qué competencia podrías desarrollar aún más y hazlo.

 

9.- No dejes de aprender

Si estás considerando tener lapsos largos de no trabajar por maternidad, o si tuviste alguna enfermedad que te impidiera hacerlo, es importante actualizarse. Aprovecha el tiempo para aprender algún idioma, cursar un diplomado en línea, otros cursos o incluso una carrera. Esto te dará puntos extra con tu entrevistador.

Mónica Flores es también autora del libro “Cómo conseguir tu primer trabajo” de editorial Diana.

(Fuente: Forbes)

https://www.forbes.com.mx/nueve-consejos-una-entrevista-trabajo/

Cómo hablar sobre tus debilidades en una entrevista de trabajo

Por favor, evita responder que eres un perfeccionista o que prestas demasiada atención a los detalles, esas respuestas las escuchan los reclutadores todo el tiempo. Mejor considera alguno de estos tips.

Estás en una entrevista de trabajo y las cosas van bien. Hablas de tus atributos, habilidades y fortalezas con facilidad. Justo cuando crees que tienes el puesto, el director de recursos humanos hace esa temida pregunta: ¿Cuál es tu mayor debilidad?

“Ésta es una de las preguntas que a la gente le cuesta más trabajo responder”, dice Amanda Abella, una coach de carrera, escritora y conferencista. “La respuesta le dice al entrevistador mucho acerca de tu carácter, por lo que sin duda tiene un gran peso.”

Andrew G. Rosen, fundador y editor del popular blog de consejos de carrera, Jobacle.com, está de acuerdo. “Esta es una pregunta obligada para los entrevistadores. Una aparentemente inocente que tiene el potencial de exponer rápidamente un gran defecto. Es el Ave María de la entrevista, un último intento desesperado para sacarte de balance. Sin embargo, con un poco de planificación, la mayoría de los entrevistados pueden neutralizar fácilmente esta pregunta; incluso utilizarla para su propio beneficio.”

No es una pregunta con trampa y no hay una respuesta “correcta”, pero los entrevistadores están buscando algo específico en tu respuesta a esta difícil pregunta.

“Los entrevistadores que preguntan acerca de las debilidades en las entrevistas están en busca de ejemplos de cómo una persona enfrentó sus obstáculos en el pasado”, dice Dylan Schweitzer, director de adquisición de talento de grupo para Enterprise Rent-A-Car. “Todos los empleados tienen defectos, pero cómo lidiaron con el fracaso y han dado pasos para solucionarlos son indicadores de cómo van a manejar la crítica constructiva en el futuro”, dice. “Los entrevistadores preguntan acerca de las debilidades y fracasos porque la resistencia es un conjunto de habilidades críticas que los empleados deben tener. Como gerente, esperas dar una crítica constructiva a tus empleados y la capacidad de una persona para recibirla y mejorar es importante al momento de elegir a tu equipo.”

Abella concurre: “Los encargados del reclutamiento saben que nadie es perfecto. Sin embargo, quieren asegurarse de algunas cosas. En primer lugar”, dice. “Quieren saber que no eres vanidoso y estás consciente de que uno comete errores. La confianza es buena, pero hay una línea muy fina entre la confianza y la vanidad. En segundo lugar, es también una cuestión de carácter”, reconoce. “Si tu debilidad es tener un mal carácter, puedes resultar una persona con la cual es difícil trabajar. Sin embargo, si una debilidad es algo así como ‘A veces me presiono demasiado para tener éxito, pero he trabajado en eso’, entonces no suena tan mal.”

“Las entrevistas están diseñadas para filtrar a los malos candidatos tanto como para encontrar a los correctos”, dice Rosen. “¿Cuál es tu mayor debilidad? es una especie de pregunta tonta y el entrevistador tiene la esperanza de sorprenderte con la guardia baja, cuando no tienes una respuesta preparada para llevarte a la lona. Esperan que reveles algo que no querías o no esperabas.”

Para garantizar que esto no te suceda, aquí hay algunas sugerencias para que puedas hablar acerca de tu mayor debilidad en una entrevista de trabajo:

Conoce debilidades. tus Penélope Trunk, coach de carrera y autora de Brazen Careerist: The New Rules for Success, escribió en su blog sobre el tema: “Si no conoces tus debilidades, haz una prueba de tipo de personalidad y los resultados te lo dirán. Todo el mundo tiene fortalezas específicas y debilidades específicas. Es bastante seguro que, si no tienes claras tus debilidades, entonces tampoco tienes claros tus puntos fuertes, y tu valor en la oficina será cuestionable.”

Sé honesto, pero no menciones tus habilidades esenciales. “No des una respuesta mentirosa”, escribe Trunk. “Decir algo como, ‘Le doy demasiada atención a los detalles’ es en realidad una respuesta terrible para alguien que está siendo contratado precisamente para prestar atención a los detalles. Significa que tienes un déficit en el área a la que aspiras. La mejor respuesta a la pregunta es la respuesta veraz, porque es muy poco probable que seas contratado por tu mayor debilidad.”

“Por ejemplo, un artista de producción podría decir que su debilidad son las finanzas”, dice. “¿Y qué si no le gustan las finanzas? No lo están contratando para eso.”

Para evitar mencionar una debilidad que puede borrar tus posibilidades de conseguir el trabajo, revisa la descripción del trabajo para ver qué es exactamente lo que el empleador está buscando.

Habla acerca de cómo has conquistado tu debilidad. “Es mejor que estés preparado para compartir un ejemplo de un fracaso anterior o debilidad que hayas convertido con éxito en una fortaleza”, aconseja Schweitzer. “No hables de áreas de oportunidad en la que aún estés trabajando y todavía no has solucionado.”

Por ejemplo, si dices que acostumbrabas llegar tarde al trabajo, pero ahora por lo general llegas a tiempo, puedes esperar sentado esa oferta de trabajo, no llegará. “El ejemplo de los retrasos necesita tener detrás una historia de cómo un director, mentor o miembro de la familia habló contigo sobre cómo la puntualidad te afecta como una marca personal y desde entonces llegas temprano a todas las reuniones.

No prepares una respuesta exacta. Por supuesto, quieres estar preparado para todas las preguntas más comunes, especialmente las difíciles como ésta. Piensa en tus debilidades antes de tiempo, pero no ensayes una respuesta. Tu respuesta puede cambiar levemente durante el transcurso de la conversación, y no quieres que luzca poco auténtica o ensayada.

Sólo discute las debilidades relacionadas con el trabajo. “Siempre asegúrate de que son apropiadas para los negocios”, recomienda Abella. “Las debilidades personales están bien a veces, pero lo que estos chicos realmente están buscando son tus debilidades en el lugar de trabajo y cómo las has superado.”

Evita también el drama personal. “Claro, todo el mundo tiene algunos, pero las empresas quieren asegurarse de que no afectarán tu trabajo si te contratan. Además, se considera completamente inadecuado llevar el drama personal al mundo de los negocios.”

No digas que eres un perfeccionista o trabajas demasiado. Schweitzer dice que las respuestas comunes que son eliminadas de inmediato son: “Soy un perfeccionista”, y “Trabajo tan duro que no me permito relajarme.” Los entrevistadores escuchan estos ejemplos todo el tiempo y a menudo piden otro ejemplo o simplemente pasan a la siguiente pregunta sabiendo que preparaste esa respuesta. Usa la pregunta sobre la debilidad como una oportunidad para compartir cómo has superado un reto profesional y cómo ahora eres mejor gracias a él.”

Trunk está de acuerdo en que se debe evitar la respuesta “perfeccionista”: “Si no te están entrevistando para ocupar un puesto en el que debes ser detallista no es una debilidad creíble. Y si estás siendo contratado para el trabajo a detalle, ser un perfeccionista te hará lento y molesto.”

“Los reclutadores que emplean saben que la gente comete errores, y quieren saber cómo has manejado los tuyos”, concluye Abella. “Ser consciente de tus debilidades es una buena señal y muestra que sabes dónde están tus límites y no eres un caso más de arrogancia.”

(Fuente: Forbes)

https://www.forbes.com.mx/como-hablar-sobre-tus-debilidades-en-una-entrevista-de-trabajo/

6 Razones: Capacitación de personal

La capacitación de personal es la que determina si una empresa crece o por el contrario se estanca o muere. No solo porque crea y fortaleza lazos en los procesos de producción; sino también porque los preparara para tomar decisiones que posiblemente decidirán el futuro de la empresa.

En este artículo les traemos las 6 razones por lo cual es obligatorio implementar capacitación de personal en su empresa:

Mejora aptitudes y relaciones:

cuando hay una correcta implementación de capacitación de personal, las relaciones y las aptitudes mejoran; como, por ejemplo, el trabajo en equipo, clima laboral, liderazgo etc; ya que en las interacciones y la comunicación se puede ver al otro de una manera más cercana, esto a su vez incentiva la motivación y forma mentalidades más receptivas al cambio.

Mejora el departamento de recursos humanos:

Esto sucede porque fortalece los canales de comunicación en la jerarquía empresarial. Ya que se hacen evidente que procesos y porque están fallando.

Hace trabajadores más holísticos:

Aumenta no solo la polivalencia de las personas, sino también crea personas más completas, holísticas en todos los aspectos; facilitando el desarrollo personal y profesional.

Medir procesos y efectividad en tareas:

Mediante una óptima capacitación de personal, no sólo es posible descubrir a los empleados que vienen ejecutando sus tareas por debajo de un nivel satisfactorio, atraso en el cronograma, perdida excesiva de materia prima, número elevado de problemas disciplinario, alto índice de ausentismo, rotación elevada, etc; sino averiguar también qué está fallando, porque y como se puede mejorar.

Disminuye los procesos de inducción:

Todos los empleados tienen algo que enseñar de su cargo, ya que se especializan tanto en sus actividades, que pueden lograr documentar a cabalidad todos los procesos que realizan. Al documentar estos procesos en una plataforma de educación virtual, hace que cuando el empleado se vaya de la empresa, el proceso de cambio no sea tan drástico.

Conclusiones:

Hay múltiples plataformas de E-learning LMS que ofrecen estas soluciones. Sin embargo, no todas las cumplen a cabalidad; no solo es ver contenido como videos y leer documentos; el desarrollo de competencias y aprehensión, está ligado a las interacciones, preguntas, wikis, foros, talleres y exámenes. Es por esto que debes elegir un LMS que pueda generar el impacto que necesita.

En un sondeo de plataformas de aulas virtuales, hemos encontrado una que está haciendo un proceso de acompañamiento virtual personalizado en la implementación de la plataforma, modulando y adaptando a los diferentes desafíos específicos que tiene cada empresa. Esta es Zalvadora Empresas (LMS) alineando estrategias para la formación y el desarrollo de conocimiento especializado, solo para el uso interno de la empresa.