Las 8 prestaciones laborales más valoradas

Además del salario, cuando las personas buscan trabajo, también están interesadas en conocer las prestaciones que ofrece una empresa. Existen prestaciones que por ley deben ser otorgadas a los trabajadores al ser contratados, pero también hay algunas prestaciones adicionales que mejoran una oferta laboral y la hacen más atractiva para los candidatos. Conoce las 8 prestaciones más relevantes para los empleados y qué beneficios te otorgan:

1. Seguro Médico

En México cerca de 60 millones de personas no cuentan con seguridad social. Pese a que los servicios de salud pública a menudo no cubren con la demanda de la población, la mayoría de los trabajadores coinciden en que es vital contar con seguro médico. Gracias a esta protección el trabajador obtiene atención médica sin costo para él y sus familiares, además que puede justificar ausencias por motivos de salud con goce de sueldo.

2. Vacaciones

De acuerdo con un estudio realizado por el portal Hoteles.com, México es el país con menos vacaciones. Por ley, una personas puede gozar de seis días de vacaciones tras un año de trabajo. Posteriormente, se aumentarán dos días por cada año laborado hasta llegar a 12. A partir de ahí se suman 2 días cada 5 años. Adicionalmente, las empresas deben otorgar una Prima Vacacional que consiste en un 25% del salario de cada día descansado. Para muchos trabajadores el periodo de vacaciones que establece la ley es insuficiente, por lo tanto siempre serán apreciadas las empresas que otorguen uno mayor. Por disposición oficial los empleados tienen derecho a gozar de los siguientes días de descanso obligatorios adicionales a su periodo vacacional: • 1 de enero • Primer lunes de febrero en conmemoración del 5 de febrero • Tercer lunes de marzo en conmemoración del 21 de marzo • 1° de mayo • 16 de septiembre • Tercer lunes de noviembre en conmemoración del 20 de noviembre • 1 de diciembre de cada seis años –transmisión del Poder Ejecutivo Federal– • 25 de diciembre

3. Capacitación

De acuerdo con el artículo 132 de la Ley Federal del Trabajo, las empresas tienen la obligación de proporcionar a sus trabajadores las enseñanzas técnicas necesarias para el desempeño de su actividad, dicha capacitación debe ser brindada durante el horario de trabajo. Muchas empresas pasan por alto la necesidad de los trabajadores de recibir capacitación y prefieren contratar con gente que domina de antemano las actividades a realizar. Si bien, la experiencia siempre es importante, cada vez más empresas comprueban los beneficios de entrenar a su personal. Por ello, recibir instrucción y formación en el trabajo es de vital importancia para cualquier empleado.

4. Aguinaldo

Es una prestación de ley que establece la compensación con mínimo 15 días de salario, que deberán ser entregados cada año antes del 20 de diciembre. Si el empleado no ha cumplido el año de antigüedad se le otorga la parte proporcional correspondiente a los meses trabajados. Algunas empresas hacen más atractivas sus vacantes ofreciendo más días de aguinaldo de los que marca la ley.

5. Vales de despensa

Tienen un valor nominal como el dinero en efectivo, pero son canjeables por bienes en establecimientos predeterminados. Benefician a los empleados al complementar su salario en la compra de productos de primera necesidad.

6. Seguro de Gastos Médicos Mayores

Permite cubrir emergencias de salud o tratamientos médicos resultantes de accidentes enfermedades. Asegura a los trabajadores para ser atendidos en unidades médicas privadas.

7. Fondos de Ahorro

El objetivo es incentivar el ahorro entre los trabajadores, quienes aportan un porcentaje de su salario durante cierto periodo de tiempo y posteriormente reciben su ahorro junto con una aportación adicional de parte de la empresa.

8. Bonos por productividad

No solo representan un incentivo atractivo para los trabajadores respecto a sus percepciones, también estimulan la competitividad e impulsan el trabajo orientado a objetivos. Durante el proceso de contratación el reclutador debe dar a conocer al candidato las prestaciones que incluye la oferta de trabajo.

Fuente: Alto Nivel

6 pasos para ser productivo sin trabajar de más

¿Cuántas veces has salido tarde del trabajo porque no terminaste a tiempo las tareas? Seguramente llegas a casa sin ganar de saber nada de trabajo, y cuando despiertas, en lo único que piensas es en la cantidad de pendientes para resolver llegando a la oficina, y que se acumularán junto con las actividades que se den durante el día.  Antes de empezar a trabajar, detente un momento para organizar todo lo que tendrás que llevar a cabo.

Te sugerimos aplicar las siguientes recomendaciones:

Jerarquiza

Jerarquiza tus actividades, delegar responsabilidades y saber discernir las habilidades de mi equipo de trabajo. Fijar objetivos específicos y alentar para su cumplimiento son herramientas que nos ayuda para que cada uno explote al máximo sus habilidades en el menor tiempo posible.

Maximiza el tiempo de trabajo

Todo equipo debe ser liderado con visión y organización.  Existen actividades que poco a poco consumen tiempo y pueden ocuparse en otras de mayor prioridad. Es importante que la gestión del tiempo sea adecuada para que la concentración no se pierda y se potencialice la productividad.

Planea tus reuniones laborales

Las juntas son una excelente herramienta para estar al tanto y sugerir algunas implementaciones o recomendar alguna acción en cada área; hay que saber discernir cuando son realmente necesarias y en qué momento sólo se requiere de una parte del personal.

Evita las reuniones largas, que tomen mucho tiempo no significa que sean efectivas o que ayudarán a resolver la problemática actual de mejor manera, en caso que sea imposible cortar el tiempo de reunión, permite una pausa para despejar la mente.  Las conclusiones son lo más importante, deben ser claras, breves y concisas, al final se podrán entender los acuerdos o decisiones que fueron establecidos.

Escucha siempre; las opiniones y dudas en todo momento son bien recibidas, da tiempo suficiente para exponer cualquier comentario, sin perder el dinamismo con el que fluye la conversación, así el objetivo no se diluirá y será productiva. Para tener una junta solo emplea a los miembros necesarios, no paralices la operación de tu empresa a menos que sea totalmente necesario.

Plantea objetivos y un plazo para la entrega de resultados

La confianza es parte importante para obtener mejores resultados, si en una reunión fueron fijados ciertos objetivos, deben ir acompañados de un plazo para que finalice o para entregar resultados. Cuando un proyecto lleva tiempo, puedes designar una o dos reuniones para evaluar cómo ha avanzado y una reunión final para la entrega de conclusiones.

Organiza a tu equipo

Las fugas de tiempo son vicios que van carcomiendo la productividad de un equipo llevar una agenda ayuda a mejorar siempre y cuando el tiempo destinado para cada actividad sea respetado. Sé eficiente y aprovecha al máximo tu tiempo y el tiempo de tu equipo.

Tratar de finalizar todas las tareas al mismo tiempo solo provocará caos e incluso puede traer confusiones, te recomiendo organizarlas y jerarquizarlas. No dejes nada inconcluso, si inicias algo finalízalo.  Un acierto es delegar funciones, siempre está al pendiente que todas las áreas de tu empresa estén en el mismo canal para minimizar errores y eficientar el tiempo de cada una de ellas.

Permite tiempos de descanso

Todas las personas requieren un momento para despejar la mente, de lo contrario se va perdiendo poco a poco la concentración y esto puede traerte resultados no deseados.  Si tienes un ambiente laboral organizado, harás un equipo comprometido que los llevará a ser productivos y cumplir sus responsabilidades. No debes olvidar la comunicación, busca que sea directa para evitar trabajar doble.

Fuente: Entrepreneur

¿Qué buscan las empresas en un candidato?

Muchas de las veces al salir de una entrevista la primera pregunta que viene a nuestra mente es: ¿Cuál es el candidato que están buscando?

Esto ocurre cuando hemos pensamos que nuestro perfil es el ideal para esa vacante, pero la verdad es que se puede estar completamente calificado para un puesto, pero no encajar en el perfil que busca la empresa.

Lo anterior sucede porque la mayoría de las compañías insisten en que sus empleados se ajusten a su Cultura de Empresa. Por ejemplo:

Se busca editor online

  • Licenciatura en Marketing.
  • Conocimientos en Plataformas Digitales.
  • Inglés Certificado.
  • Creativo e innovador.
  • Proactivo.
  • Organizado y Puntual.

El anterior es un ejemplo de una vacante que se define no sólo por la preparación del aspirante, sino también por la aptitud. ¿Y qué es la aptitud?

La aptitud es la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una actividad. También se trata del conjunto de habilidades para adquirir cierto tipo de conocimientos. Es decir que, desde que se cruzas la puerta de un reclutador, éste evaluará de pies a cabeza a los candidatos y lanzará preguntas para conocer con qué aptitudes cuentan para el puesto ofertado. En resumen, se trata de LAS COMPETENCIAS del candidato.

Existen Competencias Básicas, es decir, los conocimientos para un determinado puesto por tu preparación. En el ejemplo que pusimos una competencia básica sería “Manejo de géneros periodísticos”.

Las Competencias Técnicas son los conocimientos adquiridos después de una formación, con nuestro ejemplo una competencia de este tipo sería “Conocimiento de herramientas de edición digital”.

Las Competencias Profesionales son aquellas habilidades que nos ayudan a realizar un trabajo de manera exitosa y funcionan para cualquier profesión.

Aquí es donde debemos poner especial atención, pues los reclutadores se inclinan por los candidatos que presentan las siguientes aptitudes:

  • Proactivos.
  • Capacidad de Trabajo en Equipo.
  • Adaptación.
  • Motivación.
  • Lealtad.
  • Creatividad.
  • Capacidad de Diálogo.
  • Comunicación.
  • Organización, Respeto y Puntualidad.

Además de la preparación para un puesto determinado, es esencial detenernos para analizar qué competencias podemos fortalecer y cuáles otras podemos trabajar para adquirirlas.

Fuente: Universo Laboral