Cuidar de la salud mental de los trabajadores: más allá de la obligación

Una oportunidad de hacer mejor las cosas

Con la puesta en vigor de la NOM035 de Riesgos Psicosociales en México, las empresas se verán obligadas a cuidar de la salud emocional de sus trabajadores.

Si bien es importante desarrollar en las personas las habilidades necesarias para el manejo de estrés, es igualmente importante atender los factores de riesgo en la organización, que podrían incidir en el mismo: tipos de liderazgo, esquemas de comunicación y cargas laborales, presiones de tiempo entre otros. No es posible pensar que estos factores no tienen relevancia alguna y que el estrés, es una condición que depende únicamente de la capacidad de la persona para manejarlo. 

Y si bien el estrés laboral es de por sí un problema bastante grande, pues se calcula que somos el primer lugar a nivel mundial, con un 75% de los mexicanos lo padecen, en realidad se trata tan solo de la punta del iceberg en cuanto a los temas de salud que tienen impacto en la productividad.

 México, primer lugar a nivel mundial en estrés laboral

Hoy, se reconoce también que el Síndrome de Burnout, de Desgaste Profesional o del Trabajador Quemado, el cual ha sido reclasificado dentro del catálogo de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud tiene un elevado costo. Como nota sobre este tema, la OMS ha aclarado que el llamado Burnout no es per se una enfermedad mental, sino una enfermedad en relación al trabajo o ambiente laboral y las condiciones del mismo.

 El Burnout o Síndrome del Trabajador Quemado, reclasificado dentro del catálogo de enfermedades de la OMS

Los temas de Acoso Laboral o Mobbing y Acoso Sexual, también forman parte de la lista de asuntos por atender. Es probable que otros temas como la Depresión, las Adicciones y muchos más, deban ser atendidos por las organizaciones que quieran no solo cumplir con la norma, sino más allá, fungir como verdaderas entidades socialmente responsables.

En medio de esta problemática que requiere ser atendida, se suman la de trabajar con ambientes multigeneracionales, dentro de los cuales, el grupo más grande lo conforma la Generación Y o Millennials, una de las más estresadas de acuerdo a la Asociación Americana de Psicología (APA). Y por otro lado la del oportunismo, de empresas y particulares que han visto en el nuevo requerimiento, la oportunidad de lucrar con el mismo.

Pero el trabajo que requerirá la implementación de esta norma, va mucho más allá de la aplicación de cuestionarios o de la confección de registros, con el fin de evitar una sanción económica o multa. En realidad, se trata de la oportunidad de cambiar la cultura de trabajo, por una, en la que las necesidades de la organización como de las personas se vean satisfechas, en donde se puedan alcanzar las metas, sin que esto implique un agotamiento tal, que las personas vean comprometidas su salud tanto física, como mental, emocional y familiar, y la que al final, proporcionará los beneficios tan anhelados por cualquier compañía: tener colaboradores comprometidos y productivos, alineados en la consecución de un propósito u objetivo común.

Las 10 causas de estrés laboral más comunes

El estrés relacionado con el trabajo, es una de las causas más importantes de estrés, y se produce cuando las personas que trabajan en tu organización no logran cumplir con las exigencias de su puesto, cuando la cantidad de trabajo por hacer sobrepasa sus capacidades, cuando dos personas tienen que hacer el trabajo que anteriormente hacían diez, o cuando los tiempos de entrega son limitados.

Aunque no todos reaccionamos ante las mismas circunstancias, es decir, no nos estresamos por las mismas cosas, aquí te presentamos las 10 causas de estrés laboral más comunes:

  1. El jefe. Seguramente habrás escuchado que las personas dejan a los jefes, no a las compañías, y es que tanto el líder autoritario, como aquel que no ofrece dirección alguna, resultan estilos de liderazgo nocivos para el rendimiento de las personas y causa número uno de estrés laboral.
  2. El ambiente emocional de trabajo. Por ambiente emocional nos referimos a la calidad de las relaciones que existe entre compañeros de trabajo. A diferencia de aquellos ambientes en los que reina la camaradería, el apoyo y la cordialidad, aquellos en los que prevalece la competencia no tan sana, las zancadillas por abajo de la mesa, el “mobbing” o acoso laboral y la falta de comunicación entre sus miembros, ocupan el segundo lugar dentro de las causas de estrés laboral.
  3. El ambiente físico de trabajo. Aquí nos referimos al grado en que las instalaciones son adecuadas para desempeñar el trabajo. Condiciones como la falta de ventilación, iluminación, la falta de espacio y en ocasiones también de privacidad, provocada por la tendencia a construir espacios compartidos, dificultan la concentración de quienes ahí trabajan, convirtiéndose en la tercera causa de estrés en la organización.
  4. Las cargas de trabajo. Aunque tener poco o ningún trabajo puede ser causa de estrés, el tener trabajo en exceso y no contar con los recursos, habilidades, tiempo, entre otros para realizarlo, es la causa no.4. Cuando las cargas son excesivas, es frecuente que quienes son responsable de realizarlo, tengan que trabajar horas extra, llevar trabajo a casa y/o prescindir o posponer sus vacaciones, lo cual mina la satisfacción personal y puede llevar al agotamiento extremo.
  5. La falta de tiempo. “Era para ayer” Tanto las presiones por cumplir con fechas límite o entregar a tiempo, como la falta de tiempo personal derivado de dedicar muchas horas al trabajo, son causa de estrés laboral. En las organizaciones, es común trabajar en la atención de las urgencias, y no en los asuntos realmente importantes, situación que provoca un estilo de trabajo “reactivo” más que “proactivo”, así como el desgaste laboral.
  6. La falta de control sobre el propio trabajo. Cuando los resultados del trabajo dependen de elementos que no están bajo el control de la persona, aumentan las probabilidades de sufrir estrés. De esta forma, cuando cumplir con las cuotas de venta, no sólo depende de las habilidades del vendedor, sino de factores económicos y sociales, la angustia y la desesperación son emociones frecuentes.
  7. Escasa remuneración. Con la crisis económica, la necesidad de contar con un empleo bien remunerado aumenta. Y cuando los ingresos derivados del trabajo no permiten cubrir las necesidades personales y familiares, el nivel de estrés aumenta y crece también la movilidad de las personas al buscar mejores sueldos.
  8. La falta de reconocimiento y/o crecimiento profesional. Este puede ser un  factor de sumo estrés, para quienes buscan no sólo obtener un ingreso por medio de su actividad laboral, sino también el reconocimiento a sus capacidades y esfuerzo en el trabajo. No olvidemos que una vez cubiertas las necesidades básicas, la necesidad de reconocimiento es también importante.
  9. El uso de la tecnología. Pese a que la tecnología fue pensada para “facilitarnos la vida”, con frecuencia la introducción de nuevas tecnologías y/o sistemas de información, generan entre quienes trabajan, resistencia al cambio y una gran cantidad de estrés, especialmente cuando el sistema no se adapta a las necesidades y operación de la empresa y cuando no se cuenta con las habilidades necesarias para su manejo.
  10. El miedo a perder el empleo. Debido a las condiciones de inestabilidad laboral y adelgazamiento de estructuras (recorte), las personas que trabajan para una empresa viven constantemente el temor de quedarse sin esa fuente de ingresos. Incluso, los rumores, pueden provocar un alto grado de estrés en quienes laboran para una empresa.

8 trabajos nacidos por el internet

El trabajo en el sector del «ladrillo» se ha hundido, pero ha despegado en el «sector del bit», es decir, en todo lo relacionado con el tráfico de datos y la construcción de servicios digitales. La comparación cobra más sentido si se tiene en cuenta que las nuevas profesiones aparecidas al calor de Internet se centran en la confección de páginas, plataformas y ecosistemas virtuales de productos y servicios en los que la economía florece cada vez con mayor fuerza. Arquitectos de la información, diseñadores, desarrolladores u optimizadores de buscadores son varias de las nuevas oportunidades laborales que ofrecen las nuevas tecnologías.

Algunas profesiones requieren una formación técnica de grado superior, pero en cambio otras están más relacionadas con las habilidades sociales

Algunas profesiones surgidas con el desarrollo de Internet requieren una formación técnica de grado superior, pero en cambio otras están más relacionadas con las habilidades sociales, el sentido común y el estudio profundo del funcionamiento de portales o redes sociales. También la observación del comportamiento de los usuarios frente a determinadas situaciones digitales es útil para algunos de los nuevos trabajos. Sin embargo, todos ellos requieren un reciclaje que será más largo o más corto, en función de la formación previa de cada persona y el nivel de conocimientos exigido.

1. Ingeniero programador

Es una de las profesiones con más solera de la Red, dado que los programadores son aquellas personas que se encargan de crear el código que rige portales y servicios, así como también los diversos aparatos. Los pioneros de la profesión hace treinta años tienen ahora sus propias empresas de software, pero para los recién venidos los sueldos son mucho más bajos que antaño. Ahora bien, las oportunidades de trabajo no faltan y se pueden encontrar empleos en el extranjero bien pagados a través de las redes de trabajo para autónomos. Requiere un nivel de formación superior.

2. Ingeniero multimedia

Esta nueva licenciatura recientemente homologada se basa en el dominio de las herramientas y programas multimedia para la creación, exposición y reproducción de diferentes programas y archivos en el ámbito digital. El ingeniero multimedia no crea programas, pero sabe utilizar estos para conseguir que vídeos, imágenes, audio y gráficos se reproduzcan de forma óptima en la Red.

3. Diseñadores de páginas

Los diseñadores de páginas web no solo se basan en el buen gusto o las modas para concebir el aspecto estético que tendrá un sitio. También tienen en cuenta que su diseño no merme la usabilidad y la accesibilidad de la web, así como que no vaya en contra del concepto de servicio o producto que se quiera mostrar. Trabajan en coordinación con los arquitectos web y los expertos en UX, que marcan las pautas y realizan los prototipos y los flujos de navegación de las aplicaciones para que sean fáciles de usar. Requiere formación universitaria en diseño web y multimedia.

4. Arquitecto web

Un arquitecto web se encarga de organizar una página del mismo modo que un arquitecto en el mundo real estructura una casa

Un arquitecto web se encarga de organizar una página del mismo modo que un arquitecto en el mundo real estructura una casa. El objetivo es que la página “no se caiga”; es decir que cuando el usuario entre en ella pueda seguir un proceso lógico e intuitivo para entenderla y aprender su uso lo antes posible. En base a unas normas de usabilidad y accesibilidad, el arquitecto propone una jerarquía lógica de informaciones en el entorno gráfico del sitio que además deben estar relacionadas entre sí. La estructura de la información es fundamental para que una web sea navegable. Lo normal es que sean profesionales que procedan de campos como el diseño, el periodismo o el marketing.

5. Experto en UX

Cada vez cobra más fuerza el concepto de “user experience” (UX) o experiencia de usuario. Con este término se quiere señalar que en una web es fundamental el cómo se sienta la persona para que haga un buen empleo del servicio o compre el producto. La UX agrupa al diseño, la facilidad de uso del sitio (usabilidad), la accesibilidad (que esté preparada para personas con discapacidades), su arquitectura, etc.

La tendencia en las grandes empresas es tener un equipo propio de UX

Los expertos en UX deciden estructuras informativas, los colores de fondo de la web, los tipos de letra, el orden de los procesos de compra, el tamaño de las imágenes, etc, en base a los tests de usuarios que realizan. La tendencia en las grandes empresas (bancos, supermercados on line, redes sociales, tiendas, etc.) es tener un equipo propio de UX. En este puesto confluyen periodistas, ingenieros, personas procedentes del mundo del marketing y también diseñadores.

6. Desarrollador web

El desarrollador o programador de plataformas web reúne la información de las profesiones antes citadas y con ella desarrolla el código que dará estructura y forma gráfica a la plataforma. Realiza una versión en beta (versión en pruebas) del servicio para que pueda ser comprobado y mostrado a los inversores interesados en el proyecto. Es un puesto que requiere conocimientos de programación y lenguajes altos.

7. Community manager

El community management es la gestión de todo lo relacionado con una empresa en las principales redes sociales, sobre todo Facebook y Twitter, pero también en otras menores. Son personas especializadas en comunicar las novedades positivas de una marca, procurar que se muevan con la máxima viralidad posible y evitar que se extiendan noticias falsas o negativas. Es un cargo que requiere conocimiento corporativo pero también de empleo de las redes, los niveles de privacidad y el comportamiento de los usuarios en red. Suele depender de los departamentos de marketing corporativo.

8. Optimizador de la relevancia en buscadores

Los SEO, optimizadores de la relevancia en buscadores, se encargan de que la importancia de la página de la empresa, producto o servicio, así como de las noticias positivas relacionadas, sea óptima en los buscadores, sobre todo en Google. Aunque hay unos niveles elementales que se pueden adquirir para realizar un trabajo eficaz a nivel de pequeña o mediana empresa, en el caso de empresas de cierta entidad requiere de personas con altos conocimientos estadísticos y de ingeniería web. Suele ocurrir que cuando el SEO ha encontrado las normas, trucos y estrategias para posicionar su producto en el buscador, Google cambia el sistema de búsqueda para evitar falseamiento de los resultados.

7 apps para control de presupuesto

Controlar el presupuesto resulta fundamental para tener una visión clara y precisa de nuestra situación financiera: cuál es nuestra capacidad de ahorro, qué nos hace gastar dinero de manera innecesaria y cuál es nuestro ratio de endeudamiento, es decir, qué nivel de deudas o pagos a plazos puede soportar nuestra economía personal. Las infinitas hojas de Excel ya no son la única opción para mantener al día nuestros ingresos y gastos. Muchas aplicaciones para el móvil nos ayudan a echar cuentas. ¿Cómo funcionan y qué nos ofrecen estas apps? Probamos algunas.

1. Registro Contable

Una sobria interfaz nos da la bienvenida y nos ofrece tres apartados: un resumen de movimientos, estadísticas de nuestros ingresos y gastos y, finalmente, un resumen de cómo van nuestras cuentas.

  • Lo mejor. Su versión gratuita nos da acceso a todas sus funciones, aunque con ciertas limitaciones y con publicidad. También dispone de una versión premium, pero que en esta ocasión no es una suscripción mes a mes, sino de un pago único. Esta versión nos ofrece una sincronización con una interfaz para ordenador y la posibilidad de añadir un número ilimitado de cuentas bancarias.
  • Lo peor. No nos permite sincronizar con la cuenta bancaria, ni siquiera en la versión premium, por lo que no admite la posibilidad de automatizar el registro de gastos o ingresos. Tenemos que ponerlos todos a mano.
  • 4,6 estrellas (Google Play). 185.866 valoraciones. +5 millones de descargas. Para Android y iPhone.

2. Wallet

Con esta app podemos registrar gastos, ver estadísticas, hacer presupuestos…

  • Lo mejor. Cuenta con una serie de funciones interesantes. La primera es Deudas, que se integra con la agenda de contactos para tener controlado quién nos debe dinero o a quién se lo debemos, con los recordatorios pertinentes. Además, nos ofrece la posibilidad de registrar pagos recurrentes, hacer listas de la compra con presupuesto asociado, reunir las tarjetas de fidelización o unificar los datos de las garantías de los productos que compramos.
  • Lo peor. El precio. Si queremos sincronizar la cuenta bancaria o llevar los gastos de varios usuarios, hay que suscribir un plan premium mensual, anual o de por vida.
  • 4,6 estrellas (Google Play). 113.340 valoraciones. +1 millón de descargas. Para Android y iPhone.

 

3. Fintonic

Con una interfaz sencilla e intuitiva, no hace falta que apuntemos ni categoricemos a mano cada gasto o ingreso, ya que la propia app lo detecta, lo identifica y lo clasifica al conectarse con nuestro banco. Podemos consultar los movimientos, recibir alertas y mantener un control por semanas, meses o años. Además, nos ofrece el llamado Finscore, una puntuación de la salud financiera que podemos comparar con el resto de usuarios de la misma edad y lugar: un indicativo de nuestro rating crediticio.

  • Lo mejor. Podemos conectar gratis tantas entidades financieras como queramos, a diferencia de la mayoría de apps de este género. No tiene versión premium, pero se actualiza con frecuencia.
  • Lo peor. La venta cruzada con otros servicios, como seguros o préstamos, que usan la plataforma. Aparecen como publicidad, aunque de forma poco intrusiva.
  • 4,4 estrellas (Google Play). 48.570 valoraciones. +1 millón de descargas. Para Android y iPhone.

 

4. Toshl

Esta app tiene su punto diferenciador en que nos ofrece la posibilidad de crear nuestros presupuestos, tanto por diferentes periodos de tiempo como por categorías de gasto. Entre sus funciones más destacadas, nos permite conectarnos con las cuentas bancarias para el registro de los movimientos y la de realizar una detallada planificación económica de las finanzas.

  • Lo mejor. Cuenta con una opción interesante: Caudal, una representación gráfica de los ingresos y gastos que, rápidamente, da una visión de la situación financiera y de si será suficiente para llegar a fin de mes. Su versión gratuita puede ser suficiente.
  • Lo peor. Todas las funciones automatizadas son de pago y, además, con un coste recurrente, ya sea mensual o anual.
  • 4,3 estrellas (Google Play). 27.731 valoraciones. +1 millón de descargas. Para Android y iPhone.

 

5. Spendee

Esta aplicación dispone de múltiples funcionalidades: desde marcar un objetivo de ahorro e indicar el plazo de realización hasta recibir notificaciones sobre nuestro cumplimiento sin tener que abrir la app.

  • Lo mejor. Nos ofrece una cronología de los ingresos y los gastos, así como la posibilidad de tener geolocalizados en un mapa los lugares y comercios en los que se ha pagado.
  • Lo peor. Aunque la opción gratuita es completa, si queremos usar su versión premium, tenemos que abonar una cuota mensual o anual. En esta versión podemos automatizar nuestro registro de gastos e ingresos mediante la sincronización con la cuenta bancaria. También nos brinda un número ilimitado de presupuestos y la posibilidad de compartir un eWallet (monedero virtual para pagos en efectivo).
  • 4,2 estrellas (Google Play). 25.701 valoraciones. +1 millón de descargas. Para Android y iPhone.

 

6. Oingz

Más que en el análisis de los gastos y los ingresos, esta app basa su funcionamiento en objetivos económicos: desde comprar una casa hasta cambiar de móvil, ahorrar para los estudios de nuestros hijos o hacer una reforma.

  • Lo mejor. Podemos establecer tantos objetivos como queramos y, sobre todo, ajustarlos a un plan de ahorro mensual. Además, nos permite categorizar las metas de ahorro por su prioridad, analizar si podemos afrontarlas mes a mes y descubrir cuánto tiempo llevará alcanzarlas.
  • Lo peor. Con una versión premium en camino, los inconvenientes son sus limitaciones. Resulta útil para ayudarnos a ahorrar con la vista puesta en un objetivo, pero le falta la parte de operativa diaria que permitiría controlar los gastos. Además, no se conecta con el banco, por lo que tenemos que introducir los datos a mano.
  • 4,4 estrellas (Google Play). 151 valoraciones. +10.000 descargas. Solo para Android.

 

7. Tintina

En lugar de presentarnos un panel de gastos e ingresos, funciona como un chat con un bot con el que podemos comentar los gastos, preguntar cómo va el presupuesto, ver los detalles de nuestra cuenta o saber en qué gastamos más dinero. Nos ofrece un sencillo resumen de nuestras finanzas, los gastos hasta la fecha, el ahorro y la proyección de las cuentas de cara al futuro.

  • Lo mejor. Se presenta como un asistente virtual que ofrece una serie de consejos a medida que se interactúa con él. Por ejemplo, si detecta que existe un gasto excesivo en restaurantes, recomendará cocinar en casa para ahorrar en esta partida.
  • Lo peor. Aunque es una app gratuita, tenemos que introducir cada gasto o ingreso a mano: no nos ofrece la posibilidad de conectar con la cuenta bancaria para que el informe se cree de forma automática.
  • 4,7 estrellas (Google Play). 230 valoraciones. +5.000 descargas. Para Android y iPhone.

10 motivos para contratar la Administración de Nómina o Personal

Hay muchos motivos de peso por los que es muy recomendable contratar un servicio de administración de nómina o personal para tu empresa. Pero antes de hablarte de las ventajas vamos a explicar bien qué es la administración de nómina o personal (outsorcing).

¿Qué es la Administración de Nómina?

El servicio de administración de nómina también es conocido como Administración de Personal, Subcontratación u  Outsourcing (traducido al castellano como tercerización o externalización). Así decimos que la Administración de Nómina o personal (Outsourcing), es el proceso de subcontratación de determinados servicios a otra empresa.

En este proceso, pueden contratarse solo los servicios profesionales, o además de éstos, la coordinación completa del departamento subcontratado.

En cualquiera de los dos casos, al contratar el servicio de Administración de Nómina o Personal la empresa contratante libera a su organización de cargas administrativas para enfocarse en la función central de su negocio.

Para que queden más claras estas dos opciones vamos a poner dos ejemplos fáciles de comprender.

  • Un negocio con equipos profesionales en diseño gráfico contrata los servicios profesionales de diseñadores. En este caso, la empresa contratada aporta el personal necesario y lo administra, hace las funciones de un departamento encargado de la nómina, pagar los salarios del personal y se encarga de los gastos como seguridad social, así como del pago de impuestos relacionados con la nómina.
  • Una organización desea subcontratar su área de Ventas, pero quiere que la empresa que le proporcione el servicio además de aportar el personal  y administrarlo,  se encargue por completo de la coordinación del área (como: Supervisar a los vendedores, encargarse de monitorear y coordinar la flotilla de automóviles, coordinar los mantenimientos preventivos y correctivos, supervisar las rutas, etc.).  En este caso la empresa que hace la Administración de Personal se encarga por completo del departamento subcontratado.

¿Por qué Administración de Nómina o Administración de Personal en una empresa?

Entre los múltiples motivos que pueden llevar a las empresas a recurrir a la Administración de Nómina o Personal (Outsourcing), existen cuatro que merecen citarse:

  1.  El interés en eficiente sus áreas, aprovechando la consecuente reducción de costos.
  2. Descubrir que ciertas actividades realizadas dentro de la empresa podrían ser ejecutadas, de forma más efectiva,  por una compañía especializada en ese tipo de tareas, con la consecuente mejor calidad de servicio a menor precio.
  3. La posibilidad de transformar costos variables y poco predecibles, en costos fijos.
  4. La optimización de los recursos humanos, ya que la empresa contratada se encarga de su entrenamiento y capacitación.

El servicio de Administración de Personal o Nomina (Outsourcing) implica cambios organizaciones, la posible transferencia de activos intelectuales y físicos pero lo más importante, trata de establecer alianzas con firmas colaboradoras que harán más eficientes nuestras tareas no fundamentales.

Casi todo se puede contratar bajo el servicio de Administración de Nómina o Personal (Outsourcing), pero antes de hacerlo, debes  comparar y analizar los siguientes aspectos básicos:

  • Los costos entre hacerlo tú mismo y contratar el servicio.
  • Los antecedentes, referencias y experiencia de la empresa que se va a contratar.
  • Las certificaciones y reconocimientos, es recomendable contratar empresas que cuenten con certificaciones en su ramo, ya que esto garantiza sus procesos y la seguridad de tu información.
  • La parte legal, es necesario dejar bien asentado en el contrato las condiciones y las sanciones en caso de incumplimientos por parte de la compañía que lleve a cabo dichos servicios.
  • Por último e igual de importante es el hecho de que cada trabajador contratado bajo la modalidad de de Administración de Personal o Nómina o (Outsourcing), puede tener la certeza de que dicho servicio está contemplado en la Ley Federal del Trabajo, lo que garantiza ciertos derechos como trabajador: tendrá derecho a salario y seguridad social, además de algunas otras prestaciones que otorgará la institución contratante.

 La Administración de Personal o Nómina o (Outsourcing), permite a una organización aumentar su capacidad para desarrollar cierta actividad, delegando dicho desarrollo en una empresa que está especializada en el tipo de actividades que se subcontrata o externalizan.

Administración de Nómina

Además hay 10 motivos por los que deberías contratar el servicio de Administración de Personal o Nomina (Outsourcing):

1. Mejorar el Enfoque de la compañía

Un proceso de Administración de Nomina o Personal (Outsourcing), permite que la empresa se pueda enfocar en problemas globales, relativos al negocio, mientras que los detalles operacionales son asumidos por un experto externo.

2. Acceso a capacidades

Los proveedores de servicios de Administración de Personal o Administración de Nomina (Outsourcing), por naturaleza, son altamente especializados en su campo, y por lo tanto, ofrecen capacidades y conocimientos de alto nivel a sus clientes. Sus habilidades son resultado de fuertes inversiones en tecnología, metodología y personal; además de que cuentan con la experiencia adquirida en el servicio a múltiples clientes bajo variada gama de escenarios.

3. Acelerar los beneficios de la reingeniería

En muchos casos la Administración de Nomina o Personal (Outsourcing), es un subproducto de otra herramienta poderosa de gerencia, la Reingeniería del Proceso de Negocios; cuyo objetivo es lograr mejoras sustanciales en rendimiento, costos, servicios y velocidad.

4. Liberar recursos para otros propósitos

Toda organización tiene recursos limitados, por lo que, al liberar una función en Outsourcing, los recursos internos pueden ser redirigidos a actividades más relacionadas con el objeto del negocio.

5. Reducir y controlar costos operativos

Esta es la razón táctica más importante para contratar Servicios de Administración de Nomina o Personal (Outsourcing), pues el poder tener acceso a un proveedor externo con estructuras de costo más bajas, resulta en una mayor economía de escala y en mayor especialización.

6. Lograr recursos no disponibles en forma interna

En este tipo de situaciones, cuando los recursos no existen en forma interna, y probablemente deben ser creados desde cero, el servicio de Administración de Personal o Nomina (Outsourcing), es una alternativa muy atractiva y viable. En forma similar, el crecimiento fuerte o expansión de operaciones son indicadores de la necesidad de un Outsourcing.

7. Libera a la compañía de procesos fiscales y legales

La empresa que te proporcione el servicio de Administración de Nomina o Personal (Outsourcing) se encarga de  llevar todos tus procesos fiscales y legales, incluidos la nómina del personal, con lo cual no tendrás más problemas de multas o cuestiones legales.

8. Optimización de tiempos

Cuando contratas los servicios de una empresa de Administración de Personal o Nomina (Outsourcing), estás garantizando una mayor agilidad en tu proceso de reclutamiento, ya que ellos cuentan con una amplia cartera de prospectos potenciales, lo cual hace posible la contratación del personal en un corto tiempo.

9. Disminuye los costos de reclutamiento, selección y capacitación

Al contratar a una compañía que te proporcione el servicio de Administración de Nomina o Personal (Outsourcing), corre por cuenta de estos el Reclutamiento de Personal, así como la capacitación y en muchos casos las Pruebas Psicométricas y Estudios Socioeconómicos  que el candidato requiera.

10. Reduce el número de tareas que no benefician a la organización

La empresa que contrata estos servicios se puede dedicar a realizar sus competencias clave y estratégicas, lo cual debe redituar en una mayor rentabilidad.

Ya tienes algunas razones para considerar contratar el Servicio de Administración de Nomina o Personal (Outsourcing), pero si tienes más dudas y estás indeciso en hacerlo, te invitamos a que te comuniques con nosotros.

La prevención laboral, clave para alcanzar el desarrollo empresarial

Gestión de riesgos y seguridad

La gestión de riesgos y la seguridad laboral debe ser un elemento fundamental de todas las empresas. Sólo a través de esta gestión se pueden identificar, analizar y controlar aquellos factores que ponen en serio peligro la seguridad y salud no sólo de los propios trabajadores, también de otras personas vinculadas a la empresa.

La prevención de accidentes, enfermedades, desastres, pérdidas o cualquier situación adversa ligada a la actividad de las empresas, no debe verse como una mera exigencia establecida por la legislación. Prevenir es mucho más que eso.

Si una empresa invierte en programas de prevención de riesgos laborales, garantiza la seguridad de sus integrantes. Pero no sólo eso. Sin darse cuenta, está creando una red de factores que contribuyen de forma notable al aumento de su rendimiento, calidad, prestigio y eficiencia de sus procesos internos.

¿Cuál es la razón para que esto sea así? Por lo general, los procesos corporativos están interrelacionados unos a otros, independientemente de la estructura que implemente cada compañía.

Cuando se interviene y se influye positivamente en un aspecto corporativo, como la prevención laboral, los otros procesos también se beneficiarán tanto o más que aquél en el que se realizó la mejora.

Por supuesto, para que esto se cumpla debe existir una cultura corporativa que gire en torno a los riesgos laborales. Es decir, todos los integrantes de una compañía tienen que conocer los programas de prevención y aplicarlos en su día a día.

Ventajas de la prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales es un área que exige compromiso continuo, trabajo en equipo y alineación de herramientas de gestión. Veamos siete ventajas significativas de poner en marcha un proceso de estas características:

1. Mayor rendimiento y eficiencia:

Los integrantes de equipos que se desenvuelven en climas de prevención laboral rinden más y sus labores son más óptimas. En últimas, es una inversión en el bienestar de los trabajadores, que son, recordemos, el principal activo de cualquier empresa.

2. Alta productividad:

También se refuerza la productividad de los miembros de los equipos. Prevenir supone, además de brindar formación e información, eliminar los obstáculos que dificultan o ralentizan los procesos internos de una organización. Esto se puede apreciar cuando se reducen las interrupciones o se eliminan los elementos distractores (ruido, calor, luces deficientes, etc.). El resultado es un trabajador más proactivo.

3. Confianza y satisfacción:

Los entornos de trabajo cómodos, acogedores y que resuelven satisfactoriamente cada necesidad contribuyen a aumentar la motivación de las personas.  Éstas, a su vez, dejan ver una mayor confianza hacia las políticas de la empresa, algo que ayuda a reforzar el nexo que les une a ella y aumenta su compromiso y nivel de identificación.

 4. Disminuyen los accidentes y daños:Pero también existen razones de orden económico. Por ejemplo, al invertir en riesgos laborales, la empresa disminuye la posibilidad que éstos ocurran, evitando entrar en costes ligados a la atención médica de sus empleados y a los tratamientos derivados de los accidentes. También, es una forma de asegurar los activos físicos de las empresas, como por ejemplo la  maquinaria, los sistemas tecnológicos, entre otros.

5. Evita costes imprevistos por juicios o demandas:

Del mismo modo, al prevenir accidentes, caídas y otro tipo de percances ligados a la actividad laboral, las empresas ahorran recursos que de otra forma deberían invertir en juicios, pleitos legales, demandas o indemnizaciones por incumplimiento de las leyes.

6. Mejora la imagen de la empresa:

Es obvio que tanto los clientes reales como potenciales tienen una mejor valoración de las empresas que cumplen con sus compromisos en materia de riesgos laborales. En ese sentido, no sólo se trata de una cuestión de prestigio o reconocimiento, sino sobre todo de practicidad de cara a eventuales negocios, subvenciones, contratos, etc. La marca crece de cara al exterior y se consolida.

7. Optimiza la corrección de fallos:

Los procesos de intervención de se hacen más ágiles. Uno de los puntos principales de la prevención de riesgos laborales consiste en conocer de primera mano las necesidades de los trabajadores. Cuando eso pasa, los directores o jefes de sección pueden poner en marcha las soluciones más aptas para cada caso, algo que de otra forma no ocurriría. Y como es obvio, esta intervención rápida también se traduce en menos costes.