El panorama laboral de los millennials al 2020

Se calcula que para el 2020, los nacidos en la década de los 80 y principios de los 90 serán la tercera parte de la fuerza laboral en el mundo.

El falso dilema de qué fue primero, si el millennial o la precariedad laboral, sigue dando nota. Ahora toca turno a Manpower Group, que encuesta a este rango etario de los nacidos entre 1980 y 1993, para consultarles sobre las proyecciones que tienen para su vida laboral dentro de dos años.

“Esta generación [los millennials] está redefiniendo la relación empleador-empleado”, se puede leer en el estudio de la firma especializada en contratación de personal para las empresas, oración que resuelve el dilema millennial-precariedad laboral. Son los millennials, y no las condiciones laborales cuyo modelo actual se gestó con la irrupción de reformas de talante neoliberal en el mundo a partir de la década de los noventa, los que imponen las nuevas formas de organización del trabajo.

Resuelto el dilema, Manpower calcula que para el 2020, los nacidos en la década de los 80 y principios de los 90 serán la tercera parte de la fuerza laboral en el mundo. Las otras dos terceras partes estarán conformadas por los nacidos a partir de 1995 —o generación Z— (24%); los baby boomers —nacidos entre 1946 y 1964— (6%) y la generación X —nacidos entre las décadas de los 60 y 70— (35 por ciento).

El estudio, que en su introducción promete no reproducir clichés etarios, encuentra que, a pesar de la falta de seguridad laboral actual, encontró que los millennials mexicanos están entre los más optimistas a nivel mundial sobre las perspectivas inmediatas de trabajo que les pudieran dar las carreras profesionales que cursaron en las universidades. El 85% se dijo sentirse seguro con respecto a sus carreras. En el otro extremo de la medición, en el sótano del pesimismo, están los millennials japoneses: sólo la tercera parte de esta fuerza laboral se dice con perspectivas positivas en lo que toca a las oportunidades laborales derivadas de su formación profesional.

Cimbrando los cimientos de todo lo que es lo millennial, Manpower refiere que a diferencia de la idea difundida de que la alta movilidad laboral es algo representativo de esta generación, en México, 70% de este rango etario poblacional tiene trabajos de tiempo completo, y sólo 6% forma parte de la economía “gig” —precariedad laboral encubierta con poca gracia y mucha mercadotecnia—, caracterizada por trabajos temporales, entre los que se cuentan los prestigiosos empleos de conductor de Uber o mensajero ciclista en Rappi, que dejan a los jóvenes suficiente tiempo libre para hacer con él lo que su libertad les dicte.

De los que tienen un trabajo a tiempo completo, el 43% expresó que sus expectativas en el futuro es dejar esta modalidad por alguna otra, como ser trabajador independiente o tener su propia micro, pequeña, grande o trasnacional empresa.

Traicionando la promesa de no repetir clichés, y en su lugar aportar una visión fresca, Manpower dice que “los Millennials han redefinido la seguridad laboral como algo a lo largo de su carrera. Lo importante es el viaje, no el trabajo”. De lo que se sigue que la precariedad laboral, descrita por encumbrados economistas y a la vista de cualquiera con sentido común, no es el factor detonante de esta preferencia, sino que son los propios millennials quienes han modificado las relaciones laborales hasta el punto de obligar a los empleadores a no considerarlos a largo plazo, a no generar antigüedad, si no representar una carga fiscal para los empresarios, para a su vez poder viajar por el mundo. El dato que aporta la firma de contratación de personal para sostener su tesis es que los millennials están dispuestos a vivir en una continua capacitación y a pagar su propio bolsillo por ella, para poder ser contratados.

El 63% de los millennials mexicanos dice que para progresar en el trabajo deben mejorar sus habilidades y competencias; 23% atribuye el éxito profesional a las buenas conexiones; 16% lo deja al tiempo, y 7% lo echa a la suerte.

En lo que toca a las prioridades, los millennials tienen el dinero (95%), oportunidad de crecimiento (93%), beneficios (91%), tiempo libre (91%) y la seguridad (91%) su top cinco de elementos a ponderar a la hora de contratarse en una empresa.

Son 48 horas las que millennials mexicanos laboran a la semana. Después de los traslados al trabajo, horas extras no pagadas, y las tareas laborales extendidas a la casa, los jóvenes pueden disfrutar de su tiempo libre. Este promedio lo superan los millennials de la India, que tienen semanas de 52 horas. En el hoyo de la ociosa improductividad, están los millennials australianos y los ingleses, con semana laboral de apenas 41 horas.

“Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado”, sentencia bíblica que para el 8% de los millennials mexicanos es una sentencia de vida. Los japoneses son, una vez más, los que tienen la visión más radical, pues 37% se dice convencido de que trabajarán hasta el día de su muerte, sin jubilación de por medio. Visto así, el Karoshi, o “muerte por exceso por trabajo”, en una edad temprana, suena a la salida más piadosa.

¿Por qué internet se ha convertido en la forma favorita de buscar empleo?

La búsqueda de empleo en internet se ubica entre las 20 actividades que más realizan los usuarios en México, ya que ofrece información valiosa

¡Cuántos cambios ha traído el internet a nuestras vidas! Aspectos como el acceso a la información, la comunicación y el entretenimiento se han transformado profundamente y, de acuerdo con un informe publicado por Telefónica a principios de año, los cinco campos que más se han beneficiado con el acceso a la red son los servicios de salud y centros de investigación, así como los servicios públicos, los sistemas educativos, la tecnología empresarial y el medio ambiente.

En términos de tecnología empresarial, hace más de 20 años la conectividad transformó el modelo de búsqueda de empleo que por décadas se había seguido: anuncios en prensa y radio o tablones de anuncios en puntos específicos de las fábricas, con lo cual el talento fue sumándose a la red con la misma velocidad que la tecnología fue penetrando en la población mexicana.

De acuerdo con la Asociación de Internet.MX (AIMX), hoy existen en México 82.7 millones de internautas, mientras que en 2006 había únicamente 20.2 millones, de los cuales el 87% se ubicaba entre los segmentos socioeconómicos altos a medio bajo. Esta falta de accesibilidad implicaba que la publicación de vacantes con menores niveles salariales fuera en los medios tradicionales no digitales.

talento humano

No obstante, hoy los teléfonos inteligentes, mejor conocidos como smartphones, han democratizado el acceso a la red, expandiendo sus beneficios a prácticamente todos los segmentos socioeconómicos. En consecuencia, podemos afirmar –sin temor a equivocarnos– que el talento está en la red, todo el talento, de todo el país, de todos los sectores y de todos los niveles salariales.

Y es que la web es hoy en día la mayor fuente de información a nivel local, regional, nacional y mundial, razón por la que la búsqueda de empleo en línea se ubica entre las 20 actividades que más realizan los internautas en nuestro país, de acuerdo con la AIMX, una tendencia que año con año sigue creciendo, tanto por la incorporación al campo laboral de miles de jóvenes como por la adopción de este modelo de reclutamiento por empresas de todos los tamaños que ofertan vacantes de todos los rangos salariales.

Por lo mismo, basta que en el buscador del smartphone se teclee una vacante para que se desplieguen una variedad de opciones que los candidatos pueden comparar para postularse en ese mismo instante, sin importar el sector o rango salarial.

tecnología

Ahora bien, una buena forma para fortalecer nuestra estrategia de reclutamiento en línea es consultar la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), llevada a cabo por el INEGI en forma trimestral, para obtener información sobre la fuerza de trabajo y las características ocupacionales de la población nacional, misma que identifica que casi la mitad de la población ocupada en el país gana hasta dos salarios mínimos. ¡Una buena razón para publicar en línea las vacantes operativas!

Tan solo en OCC, algunos de los puestos más populares, como Inspector de Calidad, Facturista o Auxiliar Contable, entre otros, se ubican en el rango salarial de 6,000 a 10,000 pesos. Por ello cada vez que alguno de nuestros clientes duda en publicar vacantes de tipo operativo, nuestra recomendación es siempre la misma: la red es la forma más eficiente para encontrar talento, debido a la inmediatez que la conectividad ofrece y el alcance masivo y automático que la vacante obtiene entre miles de personas de todas las generaciones.

En OCC nacimos con la convicción de que internet transformaría al mundo y lo seguimos creyendo; por ello estamos seguros que hoy en día los servicios digitales innovadores son la mejor opción para el reclutamiento, selección, contratación y formación de capital humano, logrando así la vinculación ideal entre empresas y candidatos en México.

Fuente: Alto Nivel

Respuestas originales que puedes dar a las 7 preguntas cliché de las entrevistas de trabajo

Cuando te postulas a cualquier trabajo, la primer herramienta que tienes para llamar la atención del reclutador (o de tu posible nuevo jefe) es tu carta de presentación. (Claro que hay muchas empresas que son tan grandes que no tienen tiempo para leer cartas de presentación, pero habrá muchos reclutadores que sí esperen que te presentes, por lo menos en un correo).

Una carta de presentación formal resalta las razones por las que eres el mejor candidato para el puesto y la forma en la que contribuirás a la empresa; también demuestra tu capacidad para comunicar un objetivo de manera efectiva, así como tu propuesta de valor. Por eso, las primeras frases son tan importantes, porque necesitas enganchar al reclutador para que quiera saber más de ti.

No hay una forma correcta de iniciar una carta de presentación, pero sí hay ciertas técnicas que puedes intentar para hacerla más atractiva. Aquí te dejamos cinco formas de iniciar una presentación, ya sea de una carta formal, o de un correo con tu CV:

 1. Título profesional y logros

Esta es una forma muy efectiva y común de iniciar. La idea es ir directo al grano e impresionar al reclutador con tu experiencia. Usa tus logros más importantes para exponer tu valor.

Ejemplo: Como Coordinador de Redes Sociales para la Empresa Tal, gestioné varios outlets digitales. El año pasado, dupliqué la audiencia en Facebook y tripliqué la cantidad de seguidores de Twitter, implementando nuevas técnicas de marketing social.

2. La emoción refleja dedicación

Otro enfoque es iniciar tu presentación expresando tu emoción por la oportunidad laboral. Si hay un puesto o una empresa que te apasione, es importante que lo digas. Cuando un reclutador ve tu emoción, lo que lee es lo motivado y dedicado que serás en el puesto. Esto los hará querer descubrir si estás tan calificado como estás emocionado.

Ejemplo: Me emocionó muchísimo descubrir una vacante en recursos humanos en la Empresa Tal porque su trabajo con XYZ (sé específico) ha sido sumamente relevante y lo he seguido de cerca. Soy un gran candidato para el puesto porque combina mi experiencia en recursos humanos y XYZ.

3. Palabras clave, palabras clave

Cuando apliques para una empresa grande en la que sabes que usarán un sistema de procesamiento de aplicaciones, una buena idea es que tu carta o tu correo incluyan varias palabras clave. Las palabras clave correctas garantizarán que tu correo sea abierto, y que tus habilidades más relevantes aparezcan.

Ejemplo: Comunicación escrita y verbal es una de mis áreas de experiencia. Con los años que llevo trabajando en el área de relaciones públicas, he logrado perfeccionar mis habilidades en redes sociales, relaciones con medios, interacción con la comunidad y liderazgo de equipos. La combinación de estas habilidades me hace el candidato perfecto para el puesto de Coordinador de Relaciones Públicas.

4. Contactos

Si alguien te recomendó para el puesto, la mejor forma de iniciar la conversación es mencionando a este contacto. Al hacerlo el reclutador tendrá un punto de referencia del que partir y le interesará saber por qué te recomendaron.

Ejemplo: Mi nombre es María López y hace poco platiqué con Juan Pérez, su coordinador de comunicación, quién me platicó sobre la vacante que tienen en el área digital. Me recomendó escribirte por la experiencia que tengo en esa área.

5. ¿Qué hay de nuevo?

Otra gran opción para impresionar a los reclutadores es demostrar tu conocimiento sobre lo que está pasando en el mundo. Busca noticias relevantes sobre la industria o sobre la empresa a la que vas a aplicar, relacionando la situación a tus capacidades y a lo que te haría un gran candidato para el puesto.

Ejemplo: Hace relativamente poco leí que tu empresa apareció en el Huffington Post y en Forbes por su sociedad con la Organización Tal. Tras leer los artículos, me decidí a buscar una oportunidad laboral con ustedes y me encantó encontrar una vacante en el área administrativa. Como tengo mucha experiencia en ese ramo, creo que sería un gran candidato para ustedes.

Con todas estas opciones es importante personalizar tu carta con tu experiencia. Una carta personalizada es fundamental para demostrar tus capacidades y te puede acercar mucho más a una entrevista, así que empieza a hacer acercamientos más inteligentes desde las primeras líneas.

Fuente: Entrepreneur

¿Qué buscan las empresas en un candidato?

Muchas de las veces al salir de una entrevista la primera pregunta que viene a nuestra mente es: ¿Cuál es el candidato que están buscando?

Esto ocurre cuando hemos pensamos que nuestro perfil es el ideal para esa vacante, pero la verdad es que se puede estar completamente calificado para un puesto, pero no encajar en el perfil que busca la empresa.

Lo anterior sucede porque la mayoría de las compañías insisten en que sus empleados se ajusten a su Cultura de Empresa. Por ejemplo:

Se busca editor online

  • Licenciatura en Marketing.
  • Conocimientos en Plataformas Digitales.
  • Inglés Certificado.
  • Creativo e innovador.
  • Proactivo.
  • Organizado y Puntual.

El anterior es un ejemplo de una vacante que se define no sólo por la preparación del aspirante, sino también por la aptitud. ¿Y qué es la aptitud?

La aptitud es la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una actividad. También se trata del conjunto de habilidades para adquirir cierto tipo de conocimientos. Es decir que, desde que se cruzas la puerta de un reclutador, éste evaluará de pies a cabeza a los candidatos y lanzará preguntas para conocer con qué aptitudes cuentan para el puesto ofertado. En resumen, se trata de LAS COMPETENCIAS del candidato.

Existen Competencias Básicas, es decir, los conocimientos para un determinado puesto por tu preparación. En el ejemplo que pusimos una competencia básica sería “Manejo de géneros periodísticos”.

Las Competencias Técnicas son los conocimientos adquiridos después de una formación, con nuestro ejemplo una competencia de este tipo sería “Conocimiento de herramientas de edición digital”.

Las Competencias Profesionales son aquellas habilidades que nos ayudan a realizar un trabajo de manera exitosa y funcionan para cualquier profesión.

Aquí es donde debemos poner especial atención, pues los reclutadores se inclinan por los candidatos que presentan las siguientes aptitudes:

  • Proactivos.
  • Capacidad de Trabajo en Equipo.
  • Adaptación.
  • Motivación.
  • Lealtad.
  • Creatividad.
  • Capacidad de Diálogo.
  • Comunicación.
  • Organización, Respeto y Puntualidad.

Además de la preparación para un puesto determinado, es esencial detenernos para analizar qué competencias podemos fortalecer y cuáles otras podemos trabajar para adquirirlas.

Fuente: Universo Laboral

¿Cómo saber si te fue bien en una entrevista de trabajo?

Si ya tuviste una entrevista y aún no sabes qué pensar acerca de ella, te damos algunas claves para que hagas un balance sobre lo que puedes esperar a futuro.

Leer más

8 tips para escribir un buen CV en inglés

Sigue estos consejos para crear un CV que te permita acceder a puestos donde se requiera conocimiento de este idioma.

Leer más

Nueve consejos para una entrevista de trabajo exitosa

Los minutos que te dedica un empleador son el tiempo que tienes para venderte y convencerlo de que eres la mejor opción para ese puesto.

¿Estás en busca de un nuevo trabajo? ¿Acudirás a una entrevista de trabajo? Conoce estos consejos para convencer a tu potencial empleador.

1.- Currículum efectivo

El camino a tu nuevo empleo inicia con un currículum efectivo. Recuerda que esta carta de presentación no deberá exceder una cuartilla. En la parte superior resalta tus datos de contacto y un párrafo en donde indiques tus competencias, habilidades, motivaciones e intereses, explicó Mónica Flores, directora general de Manpower Group y presidenta de la American Chamber México. Después, señala tu experiencia profesional y resalta los logros, recuerda que éstos deben ser comprobables y tangibles. Utiliza cifras en concreto, por ejemplo, si fuiste vendedor aclara en qué porcentaje incrementaste las ventas.

Si es tu primer empleo, explica Mónica, resalta los logros personales y escolares. Señala si fuiste presidente de algún grupo, si participaste en el equipo de algún deporte, si tuviste cursos en el extranjero, etc. Tu currículum tiene 13 segundos para ganarse una entrevista, si dentro de este tiempo no lo logra pasarás a la larga lista del “nosotros te llamamos”.

 

2.- Muéstrate confiado

Ya te ganaste la atención de la empresa. Ahora acude a la entrevista de trabajo vestido de manera formal, no exageres el arreglo, ni demasiada loción / perfume, ni demasiado maquillaje. Si usas falda que no sea muy corta para que no te incomode al sentarte. Controla tus movimientos. Es normal que te sientas nervioso, el entrevistador lo sabe, pero muéstrate tranquilo, evita el tamborileo de dedos, la pierna nerviosa, el taconeo, rascarte constantemente alguna parte del cuerpo, tronarte los dedos, etc. Utiliza un tono de voz adecuado. Si tus nervios llegaron al límite, pide un vaso con agua, se vale, este tiempo te permitirá relajarte.

 

3.- Investiga a tu futuro empleador

“A mí me ha tocado que los entrevistados no saben ni qué es Manpower, y automáticamente están descartados”, dice Mónica. Es importante conocer la empresa a la que quieres entrar. Investiga su misión, visión y valores. Revisa los niveles de ventas que ha tenido, los productos que comercializa, los servicios que ofrece. Busca lo que se dice de la empresa en redes sociales y en noticias. Revisa su página en internet.

 

4.- Considera que pueden hacerte preguntas fuera de lo común

Preguntas como ¿qué tan suertudo te consideras?, ¿con qué personaje de la historia te identificas?, si te dieran un millón de dólares ¿qué negocio harías?, ¿cómo te relacionarías con un jefe autoritario?, etc. Aquí el objetivo es que seas sincero, si mientes, el entrevistador lo notará. No exageres tus respuestas, y trata de que sean concisas.

 

5.- No hables mal de tu empleador anterior

Cuando te pregunten por qué saliste de tu empleo anterior sé sincero, pero si tuviste alguna fricción con tu jefe directo no te quejes de esos malos ambientes laborales. Sólo, explica Mónica, si son hechos comprobables como acoso, fraudes, etcétera. Menciónalos. No crees un ambiente de “buzón de quejas y sugerencias”.

 

6.- Identifica el valor que le aportarás a la empresa

Recapacita sobre todo lo que tu experiencia pasada le puede aportar a la nueva empresa. Identifica el valor que le puedes agregar. De los logros que has obtenido identifica cuáles son los atributos que podrías llevar a la nueva organización. Recapacita sobre los proyectos que llevaste a cabo, cómo los hiciste, si tuviste que crear un equipo, cómo lo lideraste, cómo te relacionaste con él, cómo los llevaste a lograr los objetivos. Si llevaste a cabo un nuevo programa de mejora considera cómo lo desarrollaste, cómo lo implantaste, y los resultados que te dio.

 

7.- No está mal aceptar cuando algo no salió bien

Todos nos hemos equivocado. Aceptar que algo no salió como lo previste no está mal. Recuerda que el empleador notará cuando mientes. Trata de no exagerar las respuestas y sé concreto.

 

8.- Considera las competencias que hoy se requieren

Los empleadores buscan personas con capacidad de comunicación, resolución de problemas, liderazgo, ser bilingüe y que tengas facilidad para aprender cosas. Así que deja la timidez a un lado, analiza qué competencia podrías desarrollar aún más y hazlo.

 

9.- No dejes de aprender

Si estás considerando tener lapsos largos de no trabajar por maternidad, o si tuviste alguna enfermedad que te impidiera hacerlo, es importante actualizarse. Aprovecha el tiempo para aprender algún idioma, cursar un diplomado en línea, otros cursos o incluso una carrera. Esto te dará puntos extra con tu entrevistador.

Mónica Flores es también autora del libro “Cómo conseguir tu primer trabajo” de editorial Diana.

(Fuente: Forbes)

https://www.forbes.com.mx/nueve-consejos-una-entrevista-trabajo/

Cómo hablar sobre tus debilidades en una entrevista de trabajo

Por favor, evita responder que eres un perfeccionista o que prestas demasiada atención a los detalles, esas respuestas las escuchan los reclutadores todo el tiempo. Mejor considera alguno de estos tips.

Estás en una entrevista de trabajo y las cosas van bien. Hablas de tus atributos, habilidades y fortalezas con facilidad. Justo cuando crees que tienes el puesto, el director de recursos humanos hace esa temida pregunta: ¿Cuál es tu mayor debilidad?

“Ésta es una de las preguntas que a la gente le cuesta más trabajo responder”, dice Amanda Abella, una coach de carrera, escritora y conferencista. “La respuesta le dice al entrevistador mucho acerca de tu carácter, por lo que sin duda tiene un gran peso.”

Andrew G. Rosen, fundador y editor del popular blog de consejos de carrera, Jobacle.com, está de acuerdo. “Esta es una pregunta obligada para los entrevistadores. Una aparentemente inocente que tiene el potencial de exponer rápidamente un gran defecto. Es el Ave María de la entrevista, un último intento desesperado para sacarte de balance. Sin embargo, con un poco de planificación, la mayoría de los entrevistados pueden neutralizar fácilmente esta pregunta; incluso utilizarla para su propio beneficio.”

No es una pregunta con trampa y no hay una respuesta “correcta”, pero los entrevistadores están buscando algo específico en tu respuesta a esta difícil pregunta.

“Los entrevistadores que preguntan acerca de las debilidades en las entrevistas están en busca de ejemplos de cómo una persona enfrentó sus obstáculos en el pasado”, dice Dylan Schweitzer, director de adquisición de talento de grupo para Enterprise Rent-A-Car. “Todos los empleados tienen defectos, pero cómo lidiaron con el fracaso y han dado pasos para solucionarlos son indicadores de cómo van a manejar la crítica constructiva en el futuro”, dice. “Los entrevistadores preguntan acerca de las debilidades y fracasos porque la resistencia es un conjunto de habilidades críticas que los empleados deben tener. Como gerente, esperas dar una crítica constructiva a tus empleados y la capacidad de una persona para recibirla y mejorar es importante al momento de elegir a tu equipo.”

Abella concurre: “Los encargados del reclutamiento saben que nadie es perfecto. Sin embargo, quieren asegurarse de algunas cosas. En primer lugar”, dice. “Quieren saber que no eres vanidoso y estás consciente de que uno comete errores. La confianza es buena, pero hay una línea muy fina entre la confianza y la vanidad. En segundo lugar, es también una cuestión de carácter”, reconoce. “Si tu debilidad es tener un mal carácter, puedes resultar una persona con la cual es difícil trabajar. Sin embargo, si una debilidad es algo así como ‘A veces me presiono demasiado para tener éxito, pero he trabajado en eso’, entonces no suena tan mal.”

“Las entrevistas están diseñadas para filtrar a los malos candidatos tanto como para encontrar a los correctos”, dice Rosen. “¿Cuál es tu mayor debilidad? es una especie de pregunta tonta y el entrevistador tiene la esperanza de sorprenderte con la guardia baja, cuando no tienes una respuesta preparada para llevarte a la lona. Esperan que reveles algo que no querías o no esperabas.”

Para garantizar que esto no te suceda, aquí hay algunas sugerencias para que puedas hablar acerca de tu mayor debilidad en una entrevista de trabajo:

Conoce debilidades. tus Penélope Trunk, coach de carrera y autora de Brazen Careerist: The New Rules for Success, escribió en su blog sobre el tema: “Si no conoces tus debilidades, haz una prueba de tipo de personalidad y los resultados te lo dirán. Todo el mundo tiene fortalezas específicas y debilidades específicas. Es bastante seguro que, si no tienes claras tus debilidades, entonces tampoco tienes claros tus puntos fuertes, y tu valor en la oficina será cuestionable.”

Sé honesto, pero no menciones tus habilidades esenciales. “No des una respuesta mentirosa”, escribe Trunk. “Decir algo como, ‘Le doy demasiada atención a los detalles’ es en realidad una respuesta terrible para alguien que está siendo contratado precisamente para prestar atención a los detalles. Significa que tienes un déficit en el área a la que aspiras. La mejor respuesta a la pregunta es la respuesta veraz, porque es muy poco probable que seas contratado por tu mayor debilidad.”

“Por ejemplo, un artista de producción podría decir que su debilidad son las finanzas”, dice. “¿Y qué si no le gustan las finanzas? No lo están contratando para eso.”

Para evitar mencionar una debilidad que puede borrar tus posibilidades de conseguir el trabajo, revisa la descripción del trabajo para ver qué es exactamente lo que el empleador está buscando.

Habla acerca de cómo has conquistado tu debilidad. “Es mejor que estés preparado para compartir un ejemplo de un fracaso anterior o debilidad que hayas convertido con éxito en una fortaleza”, aconseja Schweitzer. “No hables de áreas de oportunidad en la que aún estés trabajando y todavía no has solucionado.”

Por ejemplo, si dices que acostumbrabas llegar tarde al trabajo, pero ahora por lo general llegas a tiempo, puedes esperar sentado esa oferta de trabajo, no llegará. “El ejemplo de los retrasos necesita tener detrás una historia de cómo un director, mentor o miembro de la familia habló contigo sobre cómo la puntualidad te afecta como una marca personal y desde entonces llegas temprano a todas las reuniones.

No prepares una respuesta exacta. Por supuesto, quieres estar preparado para todas las preguntas más comunes, especialmente las difíciles como ésta. Piensa en tus debilidades antes de tiempo, pero no ensayes una respuesta. Tu respuesta puede cambiar levemente durante el transcurso de la conversación, y no quieres que luzca poco auténtica o ensayada.

Sólo discute las debilidades relacionadas con el trabajo. “Siempre asegúrate de que son apropiadas para los negocios”, recomienda Abella. “Las debilidades personales están bien a veces, pero lo que estos chicos realmente están buscando son tus debilidades en el lugar de trabajo y cómo las has superado.”

Evita también el drama personal. “Claro, todo el mundo tiene algunos, pero las empresas quieren asegurarse de que no afectarán tu trabajo si te contratan. Además, se considera completamente inadecuado llevar el drama personal al mundo de los negocios.”

No digas que eres un perfeccionista o trabajas demasiado. Schweitzer dice que las respuestas comunes que son eliminadas de inmediato son: “Soy un perfeccionista”, y “Trabajo tan duro que no me permito relajarme.” Los entrevistadores escuchan estos ejemplos todo el tiempo y a menudo piden otro ejemplo o simplemente pasan a la siguiente pregunta sabiendo que preparaste esa respuesta. Usa la pregunta sobre la debilidad como una oportunidad para compartir cómo has superado un reto profesional y cómo ahora eres mejor gracias a él.”

Trunk está de acuerdo en que se debe evitar la respuesta “perfeccionista”: “Si no te están entrevistando para ocupar un puesto en el que debes ser detallista no es una debilidad creíble. Y si estás siendo contratado para el trabajo a detalle, ser un perfeccionista te hará lento y molesto.”

“Los reclutadores que emplean saben que la gente comete errores, y quieren saber cómo has manejado los tuyos”, concluye Abella. “Ser consciente de tus debilidades es una buena señal y muestra que sabes dónde están tus límites y no eres un caso más de arrogancia.”

(Fuente: Forbes)

https://www.forbes.com.mx/como-hablar-sobre-tus-debilidades-en-una-entrevista-de-trabajo/

6 Razones: Capacitación de personal

La capacitación de personal es la que determina si una empresa crece o por el contrario se estanca o muere. No solo porque crea y fortaleza lazos en los procesos de producción; sino también porque los preparara para tomar decisiones que posiblemente decidirán el futuro de la empresa.

En este artículo les traemos las 6 razones por lo cual es obligatorio implementar capacitación de personal en su empresa:

Mejora aptitudes y relaciones:

cuando hay una correcta implementación de capacitación de personal, las relaciones y las aptitudes mejoran; como, por ejemplo, el trabajo en equipo, clima laboral, liderazgo etc; ya que en las interacciones y la comunicación se puede ver al otro de una manera más cercana, esto a su vez incentiva la motivación y forma mentalidades más receptivas al cambio.

Mejora el departamento de recursos humanos:

Esto sucede porque fortalece los canales de comunicación en la jerarquía empresarial. Ya que se hacen evidente que procesos y porque están fallando.

Hace trabajadores más holísticos:

Aumenta no solo la polivalencia de las personas, sino también crea personas más completas, holísticas en todos los aspectos; facilitando el desarrollo personal y profesional.

Medir procesos y efectividad en tareas:

Mediante una óptima capacitación de personal, no sólo es posible descubrir a los empleados que vienen ejecutando sus tareas por debajo de un nivel satisfactorio, atraso en el cronograma, perdida excesiva de materia prima, número elevado de problemas disciplinario, alto índice de ausentismo, rotación elevada, etc; sino averiguar también qué está fallando, porque y como se puede mejorar.

Disminuye los procesos de inducción:

Todos los empleados tienen algo que enseñar de su cargo, ya que se especializan tanto en sus actividades, que pueden lograr documentar a cabalidad todos los procesos que realizan. Al documentar estos procesos en una plataforma de educación virtual, hace que cuando el empleado se vaya de la empresa, el proceso de cambio no sea tan drástico.

Conclusiones:

Hay múltiples plataformas de E-learning LMS que ofrecen estas soluciones. Sin embargo, no todas las cumplen a cabalidad; no solo es ver contenido como videos y leer documentos; el desarrollo de competencias y aprehensión, está ligado a las interacciones, preguntas, wikis, foros, talleres y exámenes. Es por esto que debes elegir un LMS que pueda generar el impacto que necesita.

En un sondeo de plataformas de aulas virtuales, hemos encontrado una que está haciendo un proceso de acompañamiento virtual personalizado en la implementación de la plataforma, modulando y adaptando a los diferentes desafíos específicos que tiene cada empresa. Esta es Zalvadora Empresas (LMS) alineando estrategias para la formación y el desarrollo de conocimiento especializado, solo para el uso interno de la empresa.