Las 10 causas de estrés laboral más comunes

El estrés relacionado con el trabajo, es una de las causas más importantes de estrés, y se produce cuando las personas que trabajan en tu organización no logran cumplir con las exigencias de su puesto, cuando la cantidad de trabajo por hacer sobrepasa sus capacidades, cuando dos personas tienen que hacer el trabajo que anteriormente hacían diez, o cuando los tiempos de entrega son limitados.

Aunque no todos reaccionamos ante las mismas circunstancias, es decir, no nos estresamos por las mismas cosas, aquí te presentamos las 10 causas de estrés laboral más comunes:

  1. El jefe. Seguramente habrás escuchado que las personas dejan a los jefes, no a las compañías, y es que tanto el líder autoritario, como aquel que no ofrece dirección alguna, resultan estilos de liderazgo nocivos para el rendimiento de las personas y causa número uno de estrés laboral.
  2. El ambiente emocional de trabajo. Por ambiente emocional nos referimos a la calidad de las relaciones que existe entre compañeros de trabajo. A diferencia de aquellos ambientes en los que reina la camaradería, el apoyo y la cordialidad, aquellos en los que prevalece la competencia no tan sana, las zancadillas por abajo de la mesa, el “mobbing” o acoso laboral y la falta de comunicación entre sus miembros, ocupan el segundo lugar dentro de las causas de estrés laboral.
  3. El ambiente físico de trabajo. Aquí nos referimos al grado en que las instalaciones son adecuadas para desempeñar el trabajo. Condiciones como la falta de ventilación, iluminación, la falta de espacio y en ocasiones también de privacidad, provocada por la tendencia a construir espacios compartidos, dificultan la concentración de quienes ahí trabajan, convirtiéndose en la tercera causa de estrés en la organización.
  4. Las cargas de trabajo. Aunque tener poco o ningún trabajo puede ser causa de estrés, el tener trabajo en exceso y no contar con los recursos, habilidades, tiempo, entre otros para realizarlo, es la causa no.4. Cuando las cargas son excesivas, es frecuente que quienes son responsable de realizarlo, tengan que trabajar horas extra, llevar trabajo a casa y/o prescindir o posponer sus vacaciones, lo cual mina la satisfacción personal y puede llevar al agotamiento extremo.
  5. La falta de tiempo. “Era para ayer” Tanto las presiones por cumplir con fechas límite o entregar a tiempo, como la falta de tiempo personal derivado de dedicar muchas horas al trabajo, son causa de estrés laboral. En las organizaciones, es común trabajar en la atención de las urgencias, y no en los asuntos realmente importantes, situación que provoca un estilo de trabajo “reactivo” más que “proactivo”, así como el desgaste laboral.
  6. La falta de control sobre el propio trabajo. Cuando los resultados del trabajo dependen de elementos que no están bajo el control de la persona, aumentan las probabilidades de sufrir estrés. De esta forma, cuando cumplir con las cuotas de venta, no sólo depende de las habilidades del vendedor, sino de factores económicos y sociales, la angustia y la desesperación son emociones frecuentes.
  7. Escasa remuneración. Con la crisis económica, la necesidad de contar con un empleo bien remunerado aumenta. Y cuando los ingresos derivados del trabajo no permiten cubrir las necesidades personales y familiares, el nivel de estrés aumenta y crece también la movilidad de las personas al buscar mejores sueldos.
  8. La falta de reconocimiento y/o crecimiento profesional. Este puede ser un  factor de sumo estrés, para quienes buscan no sólo obtener un ingreso por medio de su actividad laboral, sino también el reconocimiento a sus capacidades y esfuerzo en el trabajo. No olvidemos que una vez cubiertas las necesidades básicas, la necesidad de reconocimiento es también importante.
  9. El uso de la tecnología. Pese a que la tecnología fue pensada para “facilitarnos la vida”, con frecuencia la introducción de nuevas tecnologías y/o sistemas de información, generan entre quienes trabajan, resistencia al cambio y una gran cantidad de estrés, especialmente cuando el sistema no se adapta a las necesidades y operación de la empresa y cuando no se cuenta con las habilidades necesarias para su manejo.
  10. El miedo a perder el empleo. Debido a las condiciones de inestabilidad laboral y adelgazamiento de estructuras (recorte), las personas que trabajan para una empresa viven constantemente el temor de quedarse sin esa fuente de ingresos. Incluso, los rumores, pueden provocar un alto grado de estrés en quienes laboran para una empresa.